domingo, 31 de mayo de 2015

Super Coulou o "El Veneno" del picó El Skorpión Disco Show.

Por Dairo Barriosnuevo*





Portada del disco en formato de CD
Muy seguramente, que el célebre músico de Malí (África) “Salif Keita” a quien internacionalmente le dicen “La voz de Oro” no sabe, no tiene ni idea, de que en un país latinoamericano como Colombia, al norte, en la región del caribe, a nivel de un estrato muy popular, o sea, el llamado pueblo pueblo, se ha apropiado, bailado y degustado, de uno de sus hermosos temas de música, hago referencia a su éxito titulado “Super Coulou” el cual no solo nos ha llegado para una ocasión o temporada, sino que llego para quedarse ya como uno de los clásicos bailables de los bailes de verbena.

Cesar Mercado Castañeda
Le seguimos la ruta a este disco africano y como cualquier otro de estos temas musicales, convertido en un gran éxitos bailable, no vino del exterior por las acostumbradas travesías o vías alternas, trochas, vericuetos y laberintos, por accidente o por simple casualidad, tampoco porque alguien lo haya mandado a buscar, para reproducirlos en copias y venderlas, en el mercado local a través del llamado sello Morgan Records.

Jarol Sarmiento (Picotero)
Este disco, como cualquier otro perteneciente al mundo oficial, fue comprado y adquirido en una tienda de música en la ciudad de Barranquilla la ya extinta Tower Records, de la calle 80 con carrera 54, precisamente, para el año de 2002. Cesar Mercado Castañeda propietario del picó El Skorpión, bajo la asesoría auditiva musical de uno de sus picoteros de entonces: Jarol Sarmiento, revisaron una a una de las vitrinas y estanterías a donde estaban puestos los discos a la venta, en formato de CD, sólo para ver si allí, hacían un hallazgo y eureka, así fue. El hallazgo fue Super Coulou de Salif Keita.

Portada del disco en long play
Super Coulou no era disco fácil de pegar en una plaza como la de Barranquilla y eso tiene una razón, la gente que es seguidora de esta música africana, en su mayoría, tiene el oído condicionado a escuchar música con más velocidad rítmica, como en el caso del Soukous de Congo y El Highlife de Nigeria, que es lo más predominante en el medio picotero y verbenero, y el éxito Super Coulou, es lo más parecido a una rumba congolesa, mucho más melodía que velocidad rítmica.

Coleccionista y programador de música Jorge Díaz 
Lo cierto es que por aquellos días, un disco que sonara a través de los parlantes del picó El Skorpion, era un éxito seguro. Todo el que tenga una noción sobre los picó en Barranquilla, sabe, que desde la existencia de este aparato sonoro, nunca nadie, en el medio picotero, tuvo un manejo tan profesional de los altos decibelios de sonido, sin distorsión, con mucho estudio y dedicación, como lo puede hacer Cesar Mercado.

Coleccionista y Disc Jockey Carlos Javier Estrada 
Durante el lanzamiento del disco los picoteros que conformaban la programación eran: Jarol Sarmiento, Derwin Mercado y Rafael Pertúz (Ratapiano). Al disco Super Coulou, se le acuñó el nombre de “El Veneno” por asociar el título del disco con la imagen totémica del aparato de sonido.
Aunque aquí, a nuestro contexto picotero y verbenero, este disco llegó y sonó primero en CD, ambos formatos, CD y LP tienen los mismos cinco cortes de música. Otra diferencia, aparte del formato es también la portada. El tema de música Super Coulou, en el acetato es el track número 3 del lado B, fue producido para el año de 1981, a través del sello disquero BIR del país de Costa de Marfil.

Picó El Gigante
Curiosamente, en el mundo picotero y verbenero, un disco en vinilo es mucho más valioso que tenerlo en formato de CD, poseerlo, en este formato es solo tener el audio. Lo importante de tenerlo en Pasta es otra historia. Con el vinilo se actúa y se hacen hasta rituales, por ejemplo: sacarlo de la caja de música, manipularlo, poner el disco en el plato del toca disco, jalar el acetato con sonido en vivo, como una ostentosa muestra de originalidad, para completar la elegante presentación se muestra de manera rápida, al público presente, la portada del disco.

Reynaldo Álvarez y José Pallares
Se dice que en la plaza picotera de Barranquilla, en este momento, hay tres de estos LP, uno que tiene el reconocido coleccionista y programador Jorge Díaz, otro que tiene el coleccionista y disc-jockey Carlos Estrada y un tercer ejemplar que posee el picó “El Gigante” de Propiedad de José Pallares y que en el momento de adquirirlo, lo reactivara el picotero Reynaldo Álvarez.   
   
Agradecimientos:

Carlos Montes Alcalá
Cesar Mercado Castañeda
Jarol Sarmiento
Rafael Pertúz (Ratapiano)
Reynaldo Álvarez
Carlos Javier Estrada
Enlace de You Tube
Fotos perfil del Facebook

*Artista Plástico e Investigador Cultural

No hay comentarios:

Publicar un comentario