miércoles, 25 de febrero de 2015

Liwa Ya Ndika Somo (El Asalto N.2) de Johnny Bokelo y su Orquesta África Mbonda.

Por Dairo Barriosnuevo*



Solo hasta mediados de la década de los 90, fue que en Colombia, se llegó a saber de su existencia, gracias a que Jarold Sarmiento, uno de los picoteros de ese momento, en el picó “El Torres” en concierto, de Barranquilla, de propiedad del señor Armando Villa, se consiguiera el este long play, luego que Aroldo (El Flaco) Iriarte uno de los administradores del picó El Rey de Rocha, se lo cediera.
 
Para los cartageneros, en ese momento, la música africana ya no les significa mucho, para ellos ya no tiene ningún valor económico, por aquello de que los picós Cartageneros, como si se tratara de pequeñas casas disqueras, están dedicados a lanzar, promocionar y comercializar discos de producción local, música de cantantes de los barrios populares de Cartagena, más que nunca, la champeta criolla, estaba en todo su furor en la ciudad amurallada.

Armando Villa
Armando Villa para entonces, era propietario de los dos picós más importantes en la ciudad de Barranquilla “El Gran Torres” y “El Gran Pijuán” de manera simultánea. Claro está, El Torres en Concierto lo empezó a programar, sin embargo, estos dos aparatos de sonido, no serían, los que realmente dieran a conocer al público bailador el destacado corte musical llamado: “Liwa Ya Ndika Somo” del cantante congolés “Johnny Bokelo” y la orquesta África Mbonda, el cual fue grabado en la ciudad de París en el año de 1983, bajo el sello disquero J.B.L. Pues bien, quien realmente lo sonó y lo proyecto fue un tercer picó llamado “El Arvi” cuyo nombre fue derivado de las iniciales de Armando Villa, eso fue para el año de 1998, lo curioso, es que para ese momento, este último aparato de sonido ya no tenía tocadiscos en su tornamesa 

El Gran Torres en Concierto, década de los 90.
El Arvi fue un pequeño sonido de formas comprimidas, pero tenía un sonido tan potente y claro, que superaba a cualquier muralla con parlantes que le pusieran al lado, de modo, que desde el primer momento en que lo prendían, con exclamación y todo, dejaba boquiabierto al público barranquillero que lo vieron y oyeron. El Arvi tuvo corta vida, lo armaban solamente para competir en los llamados encuentros o duelos picoteros, fue además, la antesala, o el inicio de una nueva potencia de sonido llamado “El Skorpion Disco Show” claro que esa es otra historia.

Liwa Ya Ndika Somo fue identificado con el piconema de “El Asalto N.2,” gracias a que tiene los tonos y colores de los sonidos muy parecidos a otro disco éxito de antelación, perteneciente a la orquesta Massako 82, al que primero le llamaron “El Asalto.”

Martín Olascoaga (Picotero)
Los picoteros que mandaban la parada imponiendo como exclusivo este disco fueron Martín Olascoaga, Manuel Acuña (El Biónico Mañe) y Jarold Sarmiento.

Manuel Acuña "Biónico Mane" (Picotero)
Al cabo de un tiempo, cuando ya el disco era muy solicitado por el bailador, el melómano y el público en general, despertó el interés de algunos propietarios de picó y de coleccionistas de música, fue entonces, cuando los administradores del picó “El Rey de Rocha” con sede en la ciudad de Cartagena, comenzaron a solicitarlo y reclamarlo como suyo, de ser los reales dueños del disco, de modo que se lo mandaron a pedir a Armando Villa, este ni corto ni perezoso les dijo, que para devolverlo, tenían que pagarle $700 mil pesos por tomarse el trabajo de promocionarlo y convertirlo en un nuevo éxito en los bailes de verbena.

Jarold Sarmiento (picotero)
El Biónico Mañe dice, que los hermanos Iriarte del picó El Rey, pagaron por el disco, sin embargo, antes de entregarlo el disco ya se le había sacado copia para tenerlo y seguirlo programando. Por su parte, Armando Villa, no recuerda haber recibido dinero a cambio del disco, ni tampoco recuerda a quién fue que se lo entrego. Jarold Sarmiento por su parte dice, que en ese momento, el disco llegó a cotizarse hasta en 1 millón de pesos.
Un modelo más reciente del "Gran Torres" en Concierto
Sea mito o realidad lo de esta transacción, lo que si es cierto, es que el valioso acetato original de Johnny Bokelo, fue a parar a las manos de un nuevo aparato de sonido que se abría camino en la ya disputada plaza verbenera de Barranquilla, se trataba del picó “El Moreno Mega Show” de propiedad de Angel Moreno.

Agradecimientos:

Armando Villa
Manuel Acuña
Jarold Sarmiento
Carlos Estrada
Fotos: Perfiles de Facebook
Enlaces de Youtube

*Artista plástico, docente e investigador cultural.


  

viernes, 20 de febrero de 2015

CARNAVALEANDO ANDO...

Por Dairo Barriosnuevo*


Después de muchos años de vivir en medio de las carnestolendas fiestas de Barranquilla, por primera vez decidí ponerme un disfraz completo “de pies a cabeza”  

Fue una interesante experiencia, siempre había visto y apreciado el carnaval siendo un simple espectador o un consumidor pasivo, ya sea desde un palco o bordillo la mayoría de las veces o ninguna de las anteriores. Este año 2015, tuve la oportunidad de ser lo que los críticos llaman “un idiota útil,” porque me preste a ser la materia prima, para que los comerciantes de siempre y todos los años durante el carnaval, hagan su jugoso negocio de temporada.



No fue costoso disfrazarse, me compre una capucha de marimonda y una camisa multicolores brillante, me puse el pantalón al revés aunque necesitaba de los bolsillos, me conseguí una barita de totumo y un pito de pea pea. Al menos me disfrace de una manera descomplicada, sin tener que embadurnarme con sustancias viscosas o pegajosa, tampoco lleve cosas u objetos incómodos que me resulte un absoluto encarte.

Algo interesante del disfraz fue que podía ver a todos sin que nadie me pudiera reconocer, me sentía como invisible, sin embargo, pasaron por mi cabeza algunas preocupantes ideas, como la de ser confundido y encontrarme en el lugar equivocado y verme involucrado en situaciones y problemas bochornosos que nada tengan que ver conmigo.



Al no ser reconocido quise probar y tener acceso a un reconocido burdel de la ciudad y ver ¿cómo es el ambiente del llamado infierno durante un día de Carnaval? Los vigilantes del lugar no me lo permitieron, a menos, que me identificara despojándome del capuchón, hasta señalaron la ubicación de la cámara. Considere que la gracia del disfraz consistía en mantener el anonimato. Lo mismo sucedió en un billar, a pesar de que me dispuse a una requisa tuve que ir a orinar a otro lado.
              
Comprendí que es muy importante saber escoger el disfraz y aunque se dice, que en carnaval todo se vale, hay que tener en cuenta en no caer en la vulgaridad, me percaté de que los que más se acercan para ver y contemplar el disfraz son los niños y jóvenes.



Inicie caminando por los barrios y comprobé, que un solo disfraz, es más admirado y apreciado por la gente, que estando en medio de un desfile con muchos otros disfraces.

Aunque no tengas el entusiasmo, ni sepas hacer las acostumbradas morisquetas y gestos del personaje, los que hay que practicar, a la gente siempre les parece muy divertido. El disfraz de marimonda es muy erotizado, para el caso de las mujeres, se les da mucho por agarrar y jalar de su larga nariz, claro, no podemos decir lo mismo de los niños, es un simple asunto de travesura y necedad.

La realización personal de alguien que se disfraza consiste en la aceptación, en la valoración de lo que se haces, y se ve reflejado en la interacción con la gente del común, de lado a lado del bordillo, te lo hace saber con una sonrisa, su alegría, especialmente ellas, te sacan a bailar, te ofrecen trago, cerveza, gaseosa, agua y hasta dinero, aunque no se lo pidas, además, te detienen para tomarse la foto para de inmediato compartirla en la red social.



Para el disfraz no hay obstáculos ni talanqueras, se ingresa a los desfiles y sitios, a los que cualquier persona del público consumidor, desea ingresar. Lo pude comprobar en la batalla de flores de la 44.

Los invito a todos a disfrazarse, contra el centralismo oficial de la fiesta, hay que disfrazarse, vale la pena.



*Artista Plástico e Investigador cultural.    

jueves, 12 de febrero de 2015

Ijesha progressive un on Kano (El Cua Cua) de Sir Shina Adewale

Por Dairo Barriosnuevo*

Portada del disco El Cua Cua.

Enlace del disco en Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=jHDRdFfTrY0

Las personas que de alguna forma, hemos tenido la oportunidad de ir a los bailes de verbena y demás, a donde el picó El Dragón hace sus presentaciones musicales, sabemos, que una de sus estrategias comunicativas para lanzar la música de su exclusividad, es, la de probar o cuadrar el sonido de este mismo aparato, con el disco que él (Wilfred Guerrero) quiere que le llegue al público que permanentemente le sigue.

La presentación actual del picó El Dragón.

Los bailadores y melómanos, con expectativa y mucha ansiedad, se acercan al sitio, o el punto de intervención de la ciudad, con el ánimo de ver y oír todo ese ritual que significa el montaje, no solo del escenario, sino del aparataje de sonido, a donde se lleva a cabo la fiesta del barrio, y es entonces, cuando El Dragón, desde el primer instante, en el que pone a sonar el disco, anuncia, el que será el éxito que propone o recomienda para esa noche de rumba.

De esta manera, para el año de 1997, fue que dio a conocer uno de los discos más populares de su programación musical, cuyo título en el idioma Yoruba es: “Ijesa progressive un on (kano)” del músico nigeriano “Sir Shina Adewale” y la orquesta; “Superstars International.”

Wifred Guerrero Acendra (propietario y picotero del Dragón) 

Wilfred Guerrero, quien es el propietario del picó “El Dragón Turbo Láser” además de ser su picotero, quien por décadas, es uno de los más populares de la ciudad de Barranquilla, dice que a este disco, le llamaron “El Cua Cua” para poder identificarlo, porque cierta parte de su melodía, al tararearlo, por efectos de la onomatopeya, parece decir: Cua cua.

Respaldo del disco El Cua Cua.

El disco en mención es en ritmo “Juju” uno de los más destacados estilos de música nigeriana que se conocen, fue producido en el año de 1978, bajo el sello disquero “Wel-Kadeb Record” de Nigeria. El disco tiene dos largos mosaicos, uno por cada lado, en esta ocasión, El Cua cua corresponde a un fragmento del lado “B”

La pasta o el acetato original del Cua Cua

Wilfred nos cuenta, que el antecedente más lejano de este Long Play, en el mundo picotero es para finales de la década de los 70, permaneció inactivo y sin reconocimiento en la caja de música de El Gran Pijuán, subestimado como un disco muy difícil para la plaza, sin embargo, llegó a sus manos gracias a que se lo compró al fallecido picotero de El Coreano: Cesar Hernández, de modo que, solo a finales de la década de los 90, cuando empezó a ponerlo, fue entonces, cuando la gente comenzó a pedirlo, hasta convertirlo en uno de los grandes éxitos de El Dragón, con el que cada fin de semana, guerrea llenando las pistas de bailes, además, compitiendo en las diferentes e intrincadas contiendas musicales picoteras que se le presente.

Agradecimientos:

Wilfred Guerrero
Enlace de Youtube
Fotografía: perfiles del Facebook
Estudios de Fukafra


*Maestro en Artes plásticas, docente e investigador cultural.

miércoles, 28 de enero de 2015

Anam Elechi (El Olea) Oriental Brothers Band de Nigeria

Por Dairo Barriosnuevo*


Portada del disco: Anam Helechi (El Olea)

Enlace del disco en youtube: https://www.youtube.com/watch?v=4lnroP0Ww1k

Este importante clásico musical de los bailes de verbena, de la ciudad de Cartagena y más tarde en el caribe colombiano, fue sin duda, el disco exclusivo más emblemático del picó El Huracán. Cuenta el mito, que este primer disco, vino en un formato sencillo de 45 revoluciones por minuto, sin que hasta el momento, nadie de razones de quién lo trajo, ni cómo fue que se consiguió.


Jero Fajardo
El veterano picotero "Jero Fajardo" dice, porque nadie se lo contó, sino que él, personalmente, lo pudo presenciar, este primer disco de la agrupación "Oriental Brothers Band" fue un long play en sello francés Decca y lo trajo el señor Luis Cortes directamente para la discoteca del picó El Huracán.


Luis Cortes
Limbertino Beltrán (QEPD) quien fuera el propietario de El Huracán, no solo era el dueño de este legendario picó, sino de otro aparato también importante, dos a la vez, de manera simultánea. Hago referencia al picó: El Mayor.

Cabe aclarar también que, el picó El Huracán, mucho antes de llamarse con este nombre, se llamo el Lago Azul, eso fue para el primer lustro de la década de los 70.
Picó El Huracán de Cartagena en la década de los 70.
El disco Anam Elechi, se le conoció en el argot popular de la verbena y el picó, como “El Olea” bautizado así, gracias a la repetición permanente de los coros, los cuales parecen decir, a lo largo de toda la pieza musical: Anam Elechi El Olea...bis.
Humberto Castillo Rivera en sus tiempos de gira por Europa.
El Huracán de Cartagena, mantuvo este disco como un exclusivo de su propiedad, nada menos que por 19 años, hasta que un señor antioqueño llamado Humberto Castillo, con un espíritu tan cartagenero, como las murallas mismas, hiciera uno de sus legendario viajes a la ciudad de Lagos, la capital de Nigeria, cabe destacar que…Humberto, es hasta ahora, el único colombiano, que se atrevió a viajar al mismo corazón del África negra, el África subsahariana, con el único fin, de ir a buscar música africana para las cajas de discos, de los picós de la ciudad de Cartagena y para algunos de Barranquilla. Pues, trajo tres de estos Long Play de Anam Elechi de sello Afrodisia, además, de mandar un paquete con más de cien acetatos, entre los que se encontraban varias agrupaciones ya conocidas y otras que no y que posteriormente, se socializaron y se transformaron en nuevos éxitos picoteros y verbeneros.
Godwin Kabaka Opara


Sir Warrior Opara


Dan Sathh Opara
El disco Anam Elechi, sonado y degustado por picó El Huracán de Cartagena, fue una producción musical del año de 1975, fue quizás, el primer disco llegado y difundido en Colombia, perteneciente a la dinastía musical de los hermanos Opara: cuyos nombres son: Ichita, Godwin Kabaka, Sir Warrior y Dan Sath, algunos de ellos ya fallecidos, agrupación musical que se hizo llamar: “Oriental Brothers Band” y de la que surgieron una serie de artistas y agrupaciones con sonidos y colores muy similares, interpretando el más puro de los ritmos contemporáneos de Ghana y Nigeria: El “Highlife.”

Agradecimientos:

Humberto Castillo
Jero Fajardo
Luis Meza
Osman Torregroza
Sidney Reyes
Enlace de Youtube
Fotos de perfil del facebook
Estudios de Fukafra

*Artista Plástico, Docente e Investigador Cultural.  

sábado, 24 de enero de 2015

Ngalula Marthe (Iyole Mama) de Abeti Masikini (QEPD)

Por Dairo Barriosnuevo*

Portada original del disco 
Enlace del video en youtube: https://www.youtube.com/watch?v=PHLZ7QX3K1I

De este tremendo clásico bailable de verbena, tenemos que decir que…sobre la ruta de su llegada a Colombia, es mucho lo que se ha especulado, gracias a que en el ambiente picotero y verbenero, por tratarse de una cultura absolutamente oral, no hay registro, porque no hay nada escrito, casi todo es falso, es espurio, sin embargo, intentaremos a través de estas líneas, esclarecer situaciones y cosas. 

Para iniciar el disco Ngalula Marthe de la cantante africana Abeti Masikini, más conocido como (Iyole Mama) entro por Barranquilla a partir del año de 1978 y no por Cartagena, como casi todo el mundo verbenero lo cree.
Osman Torregroza
La persona que trajo este disco éxito del exterior a Colombia fue Osman Torregroza y lo consiguió en un almacén de música en la isla de Martinica en el caribe antillano. Osman trajo dos de estos temas de música, uno para el picó El Gran Torres de Barranquilla y otro para El Solista del Municipio de Soledad.

El Gran Torres, La furia de Villate 
En un principio, hasta los dueños o portadores de este disco, llegaron a creer que era una producción musical de la artista sur africana Miriam Makeba, gracias a que en ese momento, estos discos, los raspaban y los tachaban, para ocultar la referencia e información de su procedencia, con el ánimo, no solo de tenerlo, sino de permanecer con él, la cantidad de tiempo posible, como un éxito exclusivo. Abeti Masikini para la época, era una total desconocida en este medio picotero y verbenero.

El éxito más remoto de Ngalula Marthe fue una versión de 1954, del cantante Lola Muana con la Elegante Jazz Orquesta, versión que tengo entendido, nunca llegó a sonar en nuestro contexto. Quien sabe si a partir de esta información, haya alguien que para esta época, se le ocurra la idea de programarlo. 

Abeti Masikini, hizo lanzamiento de su versión, la que aquí estamos destacando, para el año de 1976 en el antiguo país del Zaire, hoy república democrática del Congo y bajo el sello disquero “Pathe Marconi”
El Picotero Luciano Barraza
Para los inicios de la década de los 80, aparece otra versión con la melodía de Ngalula Marthe, la del cantante Kanda Bongo Man y Diblo Dibala, claro que con el nombre de "Iyole" claro que...al estilo de la música del ritmo soukous de los 80, versión que también llegó a ser programada con mucho éxito en el circuito picotero.

El picó El Solista, dirigido desde la tornamesa por su picotero estrella: Luciano Barraza, iba mucho a tocar a la ciudad de Cartagena, a donde el éxito Ngalula Marthe de Abeti Masikini, tuvo una gran acogida, mucho más que en Barranquilla, incluso, Armando Jinete (QEPD) propietario del Solista, se lo cedió en calidad de préstamo, a Francisco Pacho Manjón dueño del picó El Conde, quienes para la época, eran llaves, aliados de mucha confianza, porque se prestaban e intercambiaban algunos temas de música. El Conde lo estuvo programando por cierto tiempo, he ahí, del por qué, mucha gente cree, que este disco de Abeti Masikini, fuera considerado como uno de sus principales éxitos exclusivos.

El Solista: el que llena la pista...
Después de cierto tiempo, este disco que reposaba en manos de El Conde, se extravió, se perdió, para más tarde aparecer en la discoteca de otro picó rival, hacemos referencia a El Guajiro, quien lo consolido como un gran éxito en el contexto picotero y verbenero de la década de los 70.

Por su parte El Solista, nuevamente se lo encargo a Osman Torregroza, quien a pesar de sus nuevos viajes y largas travesías internacionales, nunca más lo volvió a traer. El Conde por su lado, después de muchos años, volvió a conseguir la preciada joya musical, pero ya en la década de los 90. Francisco Pacho Manjón se lo compró a Armando Villa, el nuevo propietario del Gran Torres y que por años, se encontraba guardado y bien conservado en la caja de música del picó El Gran Torres de los 70, de propiedad de Taurino Torres.
Alaín Domínguez, uno de los portadores actuales del disco original en la ciudad de Barranquilla.
Actualmente, y a pesar de que Ngalula Marthe de Abeti Masikini, en varias ocasiones salió prensado o re-grabado, desde el año de 1979 y en los 80, además de las buenas grabaciones en CD, en el mercado interno local, este long play, original, sigue siendo hoy día, una pasta de difícil consecución para los coleccionistas, incluso, hasta aparece subastado en el Internet por un costo entre 700 y 1000 euros.
    
Agradecimientos:

Osman Torregroza
Luciano Barraza
César Romero
Luis Meza
Enlace de Youtube
Conversatorios del grupo Melómanos: Facebook
Fotos perfiles del Facebook
Fotos de Africolombia
Fotos de Fukafra


*Maestro en artes plásticas, docente e investigador cultural.

domingo, 18 de enero de 2015

Muvaro (El Buey) de la Orquesta de Zaiko Langa Langa

 Por Dairo Barriosnuevo*

Portada del álbum Nippon Banzai, donde viene el track Muvao


Muvaro es el nombre de una pieza musical en ritmo “zekete” dentro del amplio genero del Soukous y que hace parte de un gran mosaico llamado “Nippon Banzai” el cual fue producido en el lejano país de Japón durante una memorable gira de la Orquesta de “Zaiko Langa Langa” para el año de 1986.

Para contextualizar un poco, la Orquesta de Zaiko Langa Langa, es por excelencia, la escuela de música popular más importante del África contemporánea, creada desde el año de 1969. De ella, han surgido un importante número de artistas de primer orden, además de muchos grupos y orquestas, también de gran importancia, lo que les hace merecedores del término de “El Clan o la familia Langa Langa.”
   
Este servidor en compañía de Julio Pereira

Son muchos los temas de música, que la orquesta de Zaiko Langa Langa ha sonado en el caribe colombiano, sin embargo, parece ser…que “Muvaro,” fue el tema éxito, que los dio a conocer en el contexto picotero y verbenero de la ciudad de Barranquilla y fue a través del picó “El Rojo; La Cobra de Barranquilla” de propiedad de Julio Pereira y comandado por el legendario picotero Cesar Romero (El Boqui).

El Rojo, la cobra de Barranquilla

Una vez más, el popular melómano Ernesto Torres “Ticotín” a través de Ernesto Méndez “El Valiente,” quien le vendiera este disco al señor Julio Pereira.

Ernesto Méndez "El Valiente"
Desde hace ya muchos años, el curioso nombre de “El Buey,” que en nuestro contexto picotero y verbenero, se le acuñara a la destacada pieza musical Muvaro, que desde un principio creímos, venía o derivaba de uno de los títulos originales, de otro de los cortes de música de este mismo álbum, el cual, posteriormente, fuera otro de los éxito en estos bailes, me refiero al tema: “SVP Mbey.”       

Respaldo de la portada de Nippon Banzai

Cesar Romero cuenta que la noche en el que estreno este disco como uno de los exclusivos del picó El Rojo, lo hizo en un baile de verbena que estaba ubicado al pie de un viejo Matadero en el municipio de Soledad, frente a la sede del picó El Solista. Dice que bautizo Muvaro, con el apelativo de “El Buey” porque en el repique del disco, su sonido u onomatopeya parece decir y repetir: buey, buey, buey…éxito este, que después de promocionado y pegado en el medio picotero, le perdurara por un tiempo de cinco a seis meses como exclusivo, hasta que saliera reproducido en el mercado interno local.

Cesar Romero (El Boqui)
De inmediato Cesar Romero, comenzó a poner otro de los cortes de Nippon Banzai, un track al respaldo de esa misma producción, me refiero al disco “Langa Masela” que por su parecido al éxito Muvaro, le llamaron “El Buey N.2.” Posteriormente SVP Mbey. 

Cesar Romero y Dairo Barriosnuevo

Más tarde en este medio picotero, se impusieron otros temas de música correspondientes a otras producciones musicales no solo de la Zaiko Langa Langa, sino del clan Langa Langa, como en el caso de Nibe, pero ese es ya otro capítulo de esta apasionante historia del mundo picotero y verbenero.


Agradecimientos:

Cesar Romero
Julio Pereira
En lace de Youtube
Perfil de Facebook
Fotos de Africolombia
Fotos de Fukafra

*Artista Plástico, docente e investigador cultural


miércoles, 14 de enero de 2015

TAKE COVER (REFUGIARSE) PAUL MATAVIRE Y JAIROS JIRI BAND

Por Dairo Barriosnuevo*


Portada original del disco Take Cover (La Metralleta)

Enlace de Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=y4Egn0UPpQ0

Cuando tenemos la oportunidad de escuchar el éxito musical “Take Cover” en los picós del caribe colombiano, es entonces, cuando podemos comprender o tener una idea, del por qué este tipo de música, venida de lugares tan remotos de África, es precisamente, la seleccionada para hacerla sonar o más bien tronar, teniendo en cuenta que el picó, en su concepto básico más elemental, es una caja de resonancia, o simplemente, es un gran tambor urbano contemporáneo.

Take Cover es un disco, que tiene como textura, un tremendo golpe de percusión, además, de un enorme y grave sonido del bajo, el cual hace vibrar el piso, ritmo “Kwela” de origen Surafricano, además, interpretado por músicos de un país vecino, me refiero a Paul Matavire y la agrupación Jairos Jiri Band de Zimbabue.

Agrupación musical Jairo Jiris Band 
Escuchar el disco Take Cover, para alguien, que mínimamente conozca el acervo musical y cultural picotero y verbenero, de inmediato, lo debe asociar como el grito de combate del picó El Timbalero de la ciudad de Barranquilla, pues fue su exclusivo bandera por varios años a mediados de la década de los 80.

Picó El Timbalero y su propietario Víctor Alemán (QEPD)
En el picó El Timbalero le acuño el piconema (falso nombre) como La Metralleta, gracias a los sonidos, al parecer de los redoblantes, los cuales simulan, las ráfagas de armas de fuego, como consecuencia de las luchas de liberación independista de la nueva nación de Zimbabue, Cuando Robert Mugabe, actual mandatario de ese país, apenas llegaba al poder para el año de 1980, dejando atrás la antigua colonia inglesa de Rodesia.

El Picomandante: Alex Alemán
El Long Play de La Metralleta, fue enviado desde los Estados Unidos por el Ernesto Torres “Ticotín” sello negro original “Disafrique” quien se lo hiciera llegar a su tocayo Ernesto Méndez “El Valiente” un popular comerciante de música, cuyo puesto de venta informal se encontraba ubicado en la calle 33 carrera 43, pleno centro de Barranquilla, quien directamente, lo negociara con Víctor Alemán, propietario del picó El Timbalero.

Ernesto Méndez "El Valiente"

Luis Meza (Lucho El Que Sabe Mucho)
Para entonces, año de 1985, estaban en la tornamesa del picó El Timbalero: Alex Alemán y Luis Meza, quienes lo promocionaron y pegaron, hasta convertirlo en el clásico de música de hoy y siempre.


Agradecimientos:
Alex Alemán
Luis Meza
Fotos perfil de Facebook
Enlace de Yutube
Fotos de Africolombia
Estudios de Fukafra

*Artista Plástico, docente e investigador cultural.