domingo, 24 de mayo de 2015

Nou Tout cé fré (We are family) “La Ranita Cu” de la Orquesta “Mini All Stars”

Por Dairo Barriosnuevo*

La portada original del disco


El Supersónico de Cartagena (Colombia) años 80, de Propiedad de Alejandro Marún (QEPD)
La leyenda sobre este disco dice, que a mediados de la década de los 80, este L.P. se encontraba almacenado en la discoteca del picó El Supersónico de Cartagena, de propiedad de Alejandro Marún (QEPD), posteriormente, mediante una transacción paso a manos del picó El Timbalero, de propiedad de Víctor Alemán (QEPD) quien lo programo y lo dio a conocer para el año de 1985. Eso es lo que cuenta el veterano picotero Luis Meza.

El Timbalero de Barranquilla Colombia de propiedad de Víctor Alemán 
El Supersónico y El Guajiro, al igual que otros picós de Cartagena, venían de gira para la temporada de pre y carnavales, a cubrir la enorme demanda de los servicios de sonido, ante la gran cantidad de bailes que había por todos los barrios de Barranquilla. El Supersónico lo guardaban en la sede del picó El Timbalero, cuando este tenía su residencia en el barrio Las Nieves.

Luis Meza (Lucho el que sabe mucho) ex picotero del Timbalero en los años 80
Claro, que para esa misma época, este acetato no era el único ejemplar que existía en el medio picotero. En el municipio de Soledad, también lo estaba programando el picó “El Sandinista” de propiedad de los hermanos Sandoval.

Jorge y Dolcey Sandoval, cuentan, que ese disco, lo compraron en el año de 1985, en el tradicional kiosco de venta de música “Donde Palacio” de propiedad de Eufeminiano Trespalacios, en la calle 31 con La Paz, pleno centro de Baranquilla, como prueba de ello, sacaron del baúl de los discos, un viejo long play, el cual está bastante deteriorado por el uso y el abuso del tiempo, acetato que más bien parece antigua pieza de museo.

Pieza musical original del picó El Sandinista de Soledad
De lo que se alcanza a leer de la portada y la etiqueta interna del disco, el nombre del álbum es: Face Tu Face, de la agrupación: “Mini All Stars” disco que fue grabado en la ciudad de Panamá para el año de 1984, y fue  producido por la empresa Codisa Records, curiosamente, bajo otro sello disquero con letras más grandes llamado: Happy Records.

El disco en ritmo “Compa” de Haití, se llama Nou Tout Cè Frè (We are Family) que en español significa: Somos Familia. El cual es un mosaico que cubre todo el lado de la cara B.

Dolcey, Samir y Jorge los hermanos Sandoval
El fragmento que se pone en los bailes de verbena, y que corresponde a la descarga del disco, es apenas de 1 minuto con 22 segundos, lo que implica para el picotero, estar encima del toca disco y tener que repetir una y otra vez, ese pequeño tramo de goce y placer, sin permitir que se caiga el clímax, a menos, que ya se quiera cambiar de tema musical.

Cuentan los hermanos Sandoval, que ese disco lo estrenaron como exclusivo el 31 de octubre de 1985, en la caseta “Los Palmas” del barrio de San Antonio. Luego el 7 de diciembre en el barrio La María. Ese disco lo mantuvieron como un exclusivo del picó “El Sandinista” aproximadamente, unos cinco años.

Cuentan además, que decidieron cambiarle el nombre al picó de El Sandinista a Sandy Estero Zekuan, porque una vez fueron contratados para un prestigioso baile al norte de Barranquilla, al lado de una importante orquesta de moda, y en el cartel no los anunciaron con el nombre del picó, el anuncio decía de la siguiente forma: ameniza un potente picó, la excusa de no poner el nombre de parte del empresario fue, que ese nombre de Sandinista, les parecía no sólo belicoso, sino que era como rendir apología a una conocida guerrilla de Centroamérica. Justificación que para Jorge y Dolcey, resultaba arbitraria e inaceptable, por no decir ridícula. Ellos aseguraban, que eso de llamarle al picó con ese nombre no le veían nada malo, porque ya habían otros aparatos de sonido con nombres de guerrilleros como: El Gran Che, El Gran Fidel, El Coreano, entre otros, y que ellos supieran, ninguno de sus propietarios eran guerrilleros ni comunistas.

Fotografía tomada por la europea Mirjam Wirz
Lo que si es cierto y el paso del tiempo es testigo, es que “El Sandy Estereo Zekuan” es uno de los picós más grandes y representativos que ha tenido el municipio de Soledad, al lado del Solista, El Junior, El Ray y El Mundy.

Los hermanos Sandoval, nuevamente lo están pensando y sin desmontar el enorme aparataje que tienen y que la mayoría de los melómanos, bailadores y verbeneros ya les conocen, en sacar un nuevo picó en el formato de turbo (bafles de escaparate), para el nuevo mercado que desde hace ya cuatro o cinco años, se viene abriendo en la ciudad a nivel de los estaderos y discotecas, cuyo nombre sería el tradicional “El Sandinista” de Soledad.

Agradecimientos:
Luis Meza
Jorge Sandoval
Dolcey Sandoval
Enlace de You Tuve
Foto: Mirjam Wirz
Fotos de Africolombia y Fukafra


*Artista Plástico e Investigador Cultural

domingo, 17 de mayo de 2015

Christine, un disco africano que le sube la presión al bailador.

Por Dairo Barriosnuevo*


Yair Rivera, programador y coleccionista de música. 
Enlace de YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=hLi23Pt1joA

Para un día festivo del año 2012, en uno de los acostumbrados encuentros o mano a mano musicales, entre los coleccionistas y picoteros de música africana que hay en la ciudad, el cual se le denominaba: "Lunes De Ácidos" y que se realizaba en el popular estadero "Rico Son" en la antigua sede del picó El Dragón, en la vía La Cordialidad de Barranquilla, apareció programando un joven cuyo nombre es Yair Rivera, con un disco en formato de 45 RPM, que dejo al público allí, presente, en ese escenario, sorprendidos, perplejo, extasiados, porque lo que acababan de oír, es de una carga de alto voltaje musical.

En medio del público, aparecieron varios de los coleccionistas interesados en adquirir esta preciada pieza musical, de modo que, Yair Rivera, terminó negociando este sencillo con el señor Adolfo Tcherassi, quien lo empezó a programar en los célebres encuentros de música, de acetatos originales, meses después, negoció un segundo ejemplar con Angel Modesto Correa, quien es ya, un reconocido propietario de picó.


Picó El Africano de Ángel Correa (Anco)
“El Africano” es uno de los nuevos aparatos de sonido en la ciudad de Barranquilla, de propiedad de Ángel Correa (Anco), picó con el diseño de bafles al estilo escaparate, bellamente y estridente mente decorado y que gradualmente, al igual que otros, vienen apareciendo y emergiendo, en una especie de obsesión o fiebre, de parte de los barranquilleros, por la buena música verbenera a altos niveles de sonido.


Ángel Modesto Correa
Con un disco éxito, y con el debido reconocimiento al lanzamiento como uno de sus exclusivos, es el causante de un nuevo mito musical, el cual hace carrera en el contexto picotero y verbenero de la ciudad y la región.

“La Presión Alta” es el nombre que le acuñaron los picoteros y bailadores a un disco, cuyo nombre original es “Christine” de la orquesta Super Kaumba, este disco, el cual se afirma, que su estilo rítmico es “Lingala” y que además, viene en lengua Luo y Mwamba, proviene del lejano país de Kenya, al este de África.

La etiqueta original del disco "Christine"
Los melómanos, bailadores y coleccionistas de esta música picotera, creen, que este disco en particular, de alguna u otra forma, aumenta la energía corporal en la persona que lo escucha, estimula y aumenta la emocionalidad, ante estos sonidos, el bailador es inducido a la acción, no quedándole otra opción más, que la de bailar, hasta hacer catarsis con el cuerpo, ya sea de manera individual o colectiva.

Para tener una idea clara de lo que es una catarsis, este disco, remite a la liberación de las pasiones, que en el caso del bailador, la música, es apenas el medio para tal liberación, la cual se decanta con los movimientos del cuerpo y la danza, y produce una sensación de liberación plena.

El picotero no necesita poner a sonar toda la pieza musical, solamente el fragmento partir minuto 4:00 en adelante, que es la parte central del disco, a donde comienza lo que llaman la descarga o el clímax de este corte musical.

Edgar Macdaniel coleccionista de música verbenera
El mito dice, que “Anco” en una de sus presentaciones musicales, puso la aguja del toca disco en los surcos de la pasta o el acetato del éxito Christine, una y otra vez, la gente bailando, el ambiente estaba de locura, dice Anco, que llego a sentir taquicardias, le temblaba el pulso, no se sintió bien y se lo llevaron de emergencia. a donde paso días hospitalizado, los médicos le dijeron que se le subió la presión, de ahí en adelante, este disco quedo con el piconema de “La Presión Alta”

Adolfo Tcherassi, coleccionista de música verbenera 
La plaza a donde Anco dio hizo lanzamiento de este disco a través del picó El Africano fue en el estadero El Deportivo de Las Nieves y Los Recuerdos de Ella, en el barrio El Bosque.

Picó El Pequeño: El Gigante de la Música, del municipio de Soledad
En actualidad este “Cover Generic Disc” de 45 RPM, o sea, no tiene portada, el single fue grabado en la ciudad de Nairobi en el año de 1976 en los estudios Wamenyo Recording Company, bajo el sello Kasongo. Christina es la única pieza musical que viene en este sencillo, parte 1 y 2, aquí solamente ponen la parte del disco en la cara B.

Nelson Fontalvo, propietario del estadero "La Estación" 
Aunque ya el audio anda rodando por ahí, en cualquier reproductor de sonido, hasta el momento en Barranquilla, este sencillo original, apenas está en manos de cinco personas, en primera instancia: Adolfo Tcherassi, Anco y su picó El Africano, Edgar Macdaniel, además, Anco, a través de su proveedor de música personal, mando a traer dos nuevos ejemplares, uno para El picó "El Pequeño: el gigante de la música" y otro para el estadero La Estación.  

Carlos Montes Alcalá, proveedor de la música verbenera
Anco tiene como uno de los proveedores personales de música a un viejo amigo y vecino del barrio Las Nieves y que actualmente, reside en la ciudad de Madrid (España) su nombre es Carlos Montes Alcala, un melómano de tiempo completo, quien se la pasa metido, revisando los viejos almacenes y pulgueros de música, no solo en España, sino en toda Europa, buscando lo que los coleccionistas denominan: los tesoros ocultos o las preciosas joyas musicales del mundo picotero y verbenero.

Agradecimientos:
Ángel Correa (Anco)
Carlos Montes Alcalá
Edgar Macdaniel
Yair Rivera
Enlace de you tube
Fotos de Fukafra y Facebook


*Artista Plástico e investigador cultural.

lunes, 11 de mayo de 2015

“Belita Kiri Kiri” o “El Palenque Benite” un disco tan valioso como el oro mismo.

Por Dairo Barriosnuevo *

Julio Pájaro y su legendario Guajiro: El Tira Flechas 


Durante la década de los 70, 80, 90 y todavía hoy, en la ciudad de Cartagena, existe una máquina de sonido, cuyo nombre es el de una gran leyenda musical a nivel de música picotera y verbenera, nos referimos a “El Guajiro” de propiedad del señor “Julio Pájaro” cuyo lema de siempre fue y sigue siendo “El Tira Flechas” por aquello de que en las permanentes contiendas musicales, cada uno de los discos que lanza o lanzaba, no solo era considerado bueno, sino que era muy difícil de conseguir.

Son muchos los temas de música picotera que hoy se le atribuyen como de su exclusividad y que son verdaderos clásicos musicales en los bailes en estos bailes, sin embargo, hoy, queremos destacar uno de sus temas musicales más emblemáticos y que nunca dejaba de programar en sus acostumbradas presentaciones musicales.

Portada del disco
“Belita Kiri Kiri” es el nombre original del disco en ritmo “Semba” proveniente del lejano país de Angola, y cuyo artista es “José Manuel” y la orquesta “N`goma Jazz” éxito musical que aquí, en nuestro contexto verbenero recibió, gracias al sonido o la onomatopeya de la letra de la canción, proveniente de la lengua de la familia Bantous llamado “Nyanja” traducido al lenguaje costeñol, picotero o champetúo, parece decir “El Palenque Benite”

Lo del apelativo de Palenque, se refiere a una especie de nombre genérico, igualmente puesto por los picoteros que se le da a esta música de ritmo Semba y Merengue provenientes de Angola.

EL sello del disco
El disco Belita Kiri Kiri fue grabado en un L.P. variado en el año de 1975 bajo el sello disquero  “N`gola”

Edgar Macdaniel, coleccionista de música verbenera. 
Por su parte, el reconocido coleccionista Edgar Mcdaniel dice que este disco primero vino el en un formato de 45 revoluciones por minuto bajo el sello N`gola, posteriormente, salió en el álbum variado titulado: Folclore Angolano Volumen 6.

Jero Fajardo, veterano picotero
Jero Fajardo, amplio conocedor del tema porque fue picotero titular del picó El Guajiro, nos afirma que ya en la década de los 80, al picó El Guajiro le llega este disco lo programa y lo proyecta como uno de sus exclusivos por toda la región, especialmente en la ciudad de Barranquilla, convirtiéndolo en un codiciado disco, que literalmente, costaba oro.

Como muestra de ello, a mediados de los 80, en un encuentro picotero realizado en la caseta La Tremenda (Kra 43 con calle 51) a donde se reunió a los diez mejores picós de ese momento en Barranquilla. El picotero Alexander Castro (El Zurdo) QEPD, quien estaba al frente del picó El Chileno, cada vez que abría y cerraba la tanda de música correspondiente, programaba “El Palenque Benite” lo que tenía sorprendido y boquiabierto a todo el público allí asistente, al evento. La gente con curiosidad se le acercaba a la consola para ver y confirmar la originalidad del disco, mientras que El Zurdo, mezclaba la glosa sobre el disco y poniendo una y otra vez la aguja del tocadisco, convirtiendo su presentación en lo más brillante y memorable del espectáculo.

Alexander Castro (El Zurdo) picotero dibujado por Dairo Barriosnuevo
Lo que nunca se imaginó el respetable público, era, que ese disco nunca estuvo ahí, presente, en ese escenario, porque lo que realmente se escuchó fue una grabación en casete, de una grabadora que estaba conectada al tocadisco y que se encontraba escondida en la caja de los discos. El zurdo estuvo manipulando un disco en el plato del tocadisco que nunca sonó y que lo hizo pasar como el L.P. original del ya legendario disco Belita Kiri Kiri.

Agradecimientos:

Jero Fajardo Herazo
Edgar Alexander Macdaniel
Angel Modesto Correa
Julio Pájaro (hijo)
Enlace de Youtube
Fotos Perfiles del Facebook
Fotos de Africolombia y Fukafra



*Artista Plástico e investigador cultural     

martes, 28 de abril de 2015

Mitos y verdades del disco “Mekua Mu Murako” (El Indio Mayenye o El Cucú)

Por Dairo Barriosnuevo*

El Sibanicú pintado por el pintor Alsander


En ciudades como las de Barranquilla y Cartagena, en los sectores populares, los barrios a donde se dice, que habita la gente del pueblo, allí, a donde están arraigados ciertas formas de ser y estar, pero ante todo, de sentir, a través de sus respectivos imaginarios colectivos y populares. En estas dos ciudades, no solo tienen un sentido de apropiación sobre ciertos elementos y hechos, que son culturales, manifestaciones y expresiones que hoy día, tienen mucho en común y que se comparten, pero a la vez, como elementos que tienen significados de identidad, son motivo de disputa.      

Las manifestaciones y expresiones a las que hago referencias, son, el fenómeno de cultura urbana de la champeta, tiene que ver específicamente, con el picó, los bailes de verbena, el llamado perreo (animación musical) la música llamada champeta o terapia criolla, o la misma música africana, en todo caso, la población de ambas ciudades, se atribuyen como propias, a su manera, ser la madre o la fuente de cada una de estas expresiones o manifestaciones culturales.
          
Me di a la tarea de tomar solamente una, por ejemplo: como la de saber ¿por dónde fue que primero entro la música africana contemporánea en el caribe colombiano? hacer el ejercicio e investigar, partiendo inicialmente, desde la ciudad de Barranquilla, donde hay un interesante relato con hechos y nombres propios y es el que a continuación: 

Para iniciar, les consulte a las personas que tienen la voz autorizada para hablar del tema, los protagonistas que desde un principio de los 70, dedicaron parte de su vida a viajar y traer la música africana del exterior, hecho por el cual, desencadeno toda una cultura popular que hoy desborda pasiones, hasta el punto de tener que escribir esta crónica.

Osman Torregroza
Osman Torregroza dice: que recuerda que el primer disco africano que pudo escuchar en la ciudad de Barranquilla, fue quizás mucho antes de la década de los 70. Por ejemplo, ya se había oído música de la cantante surafricana Miriam Makeba y no uno que dicen por ahí, al que le llaman El Indio Mayenye o El Cucú.

Donaldo García
Donaldo García por su lado lo confirma: el disco El Indio Mayenye o El Cucú, fue el primer “éxito musical africano” de una gran aceptación por el público bailador a nivel de verbena, pero que mucho antes, ya había sonado otros temas africanos como el “Pata Pata” de Miriam Makeba, y que a pesar de ser un éxito a nivel mundial, para entonces, en las verbenas, la gente no sabía cómo bailar este nuevo ritmo musical, el cual era totalmente desconocido, que por eso, El Pata pata, no fue tan importante como en este caso, si lo fue, El Indio Mayenye o El Cucú.

Nos pusimos a investigar y esto fue lo que nos encontramos: para el año de 1969, con sede en el barrio La Magdalena de la ciudad de Barranquilla, aparece en el escenario de los bailes de verbena, el poderoso sonido del picó “El Sibanicú” de propiedad del señor Cristobal Ruiz, su primer dueño, luego de que pasaran casi veinte años, a manera de una empresa familiar, este mismo aparato de sonido, paso a ser de su cuñado Virgilio Charris (QEPD) por otra cantidad de años. En la actualidad, El Sibanicú, pertenece a un sobrino de Cristobal llamado Carlos Vanegas Ruiz.

Cristobal Ruiz, primer propietario del picó El Sibanicú
El Sibanicú a través de todos esos años, todos los fines de semana en sus largas correrías, tocando en los diferentes bailes de Barranquilla, Cartagena y toda la costa del caribe colombiano, son varios los éxitos musicales de verbena los que se le han atribuido como exclusivos de su propiedad. Uno de ellos, es aquel célebre disco que en el medio picotero y verbenero, se dice y se cree, fue el primer tema de música africana contemporánea, que se pudo escuchar en uno de estos bailes animados con picó.

Ernesto Corrales Ospino
Cuenta la historia, que a principios de la década de los 70, un amigo y vecino de Cristobal Ruiz, un barranquillero llamado Ernesto Corrales Ospino, quien para entonces, tenía a su padre Ernesto Corrales Morales, trabajando como mecánico de aviación en el África Subsahariana, exactamente en la ciudad de Kinshasa, la capital del antiguo país de Zaire, hoy República Democrática del Congo, quien en sus permanentes remesas, además, les encimaba música de aquellas lejanas tierras, y que más tarde, su hijo Ernesto, acá en Barranquilla, pasaría a ser, de una manera desinteresada, el único proveedor de esa música africana para el picó El Sibanicú, a donde se difundió y se dio a conocer no solo en Barranquilla y Cartagena, sino en toda la costa del caribe colombiano.

Particularmente, hago referencia al long play variado de rumba congolesa llamado “Hit Parade N.2,” cuyo nombre original del disco, en el idioma lingala, se titula: “Mekua Mu Murako” de la orquesta “Bayanzi” el cual fue producido bajo el sello disquero “Tcheza” exactamente para el año de 1971, y que aquí, en nuestro contexto picotero y verbenero, por aquellas razones de onomatopeya, gracias, a que en la parte cantada del disco, a donde se escuchan los coros, para identificarlo, en Cartagena se le llamó como “El Indio Mayenye” y en Barranquilla se le conoció como “El Cucú”

Portada original del disco Mekua Mu Murako
Gracias a este disco de origen africano, muchos de los melómanos, bailadores, seguidores y coleccionistas de la música picotera y verbenera, todos, dirigieron su mirada hacia el continente africano, considerando, como una nueva e inagotable fuente de música, como materia prima, para el entretenido juego de los varones, por la adquisición de música desconocida e inédita, a la que se le haría pasar como música exclusiva, durante las contiendas comunicativas musicales, en medio de todo este sistema de música y sonido picotero.

La primera vez en que se estrenó este disco, fue en un barrio de población de afro descendientes, me refiero al bajo Valle de Barranquilla.

El Sibanicú: El Azote Africano de Barranquilla en plena actuación en la década de los 70. 
Ernesto Corrales Morales en Colombia, tuvo no solo a su hijo Ernesto, el único que se quedó viviendo en Barranquilla, sino que además, tuvo a tres hijas.

El señor Ernesto Corrales para el año de 1967, fue contratado por una empresa estatal de Zaire (Fuerza Aérea de la República de Zaire) a donde laboro por un largo tiempo de 27 años, además, estuvo acompañado de una cuadrilla de compañeros y amigos, no menos de doce colombianos. Regreso de África en el año de 1995 y se instaló en Bogotá, a donde falleció a los 78 años de edad el 21 de enero de 2005.

El Sibanicú de Barranquilla Colombia.
Cristobal Ruiz nos hace saber la siguiente inquietud: hay gente en actualidad, que por medio del Internet, le da el crédito de difusión y exclusividad de este disco a otros picós, como en el caso de El Gran Pijuán, El Rojo, entre otros, pero es bueno aclarar, que el primero que lo sonó en Colombia, fue El Sibanicú, que él, en varias oportunidades se lo presto a esta y otras máquinas de sonido “amigos” de Barranquilla, como un refuerzo para los mano a mano musicales durante las competencias contra los picós de Cartagena, de ahí fue que se originó toda está confusión.

Agradecimientos:

Osman Torregroza
Donaldo García
Cristobal Ruiz
Ernesto Corrales Ospino
Enlace de Youtube
Fotos: Africolombia, Fukafra, perfiles del Facebook


*Artista Plástico e investigador cultural.


domingo, 8 de marzo de 2015

Un disco anónimo del África, al que se le llamo "El Partido"

Por Dairo Barriosnuevo*


El Gran Pijuán de la década de los 70. 
Enlace del audio en Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=5Bjjmr5JBx0


Desde mediados de la década de los 70, hay por ahí, circulando y sonando en el medio picotero y verbenero, de manera anónima, un curioso disco (audio) el cual es catalogado por los veteranos picoteros que todavía lo programan y coleccionistas de música que siempre quisieran tenerlo, un legendario clásico musical de los bailes de verbena de las ciudades de Cartagena y Barranquilla.

Nadie, hasta ahora, ¿y quién sabe hasta cuándo? ha podido informar, de que grupo musical u orquesta, o cantante, pertenece esta pieza musical. Lo único que se sabe es...que vino de algún lugar remoto del lejano país de Nigeria y en un ritmo que parece ser un Highlife y en otras, parece ser de ritmo Juju.


Jaime Fontalvo "Jimmy Melodía"
Su antecedente más lejano es que fue un éxito exclusivo del picó “El Gran Platino” de Cartagena, de propiedad Jaime Fontalvo, más conocido como Jimmy Melodía. Dice que se lo compro a los marinos de un barco pertenecientes a La Flota Mercante Gran Colombiana que con frecuencia, atracaba en los muelles de la ciudad heroica. Tiempo después se entrego prestado a Luis “Chicho" Eljaiek, propietario del picó El Gran Pijuán, quien asegura que se lo compro a un precio muy módico, lo hizo parte de su programación musical y que durante varios años, lo proyecto por todos los bailes de Barranquilla y en sus permanentes correrías en el caribe colombiano, hasta convertirlo en una valiosa joya de colección.

Luis "Chicho" Eljaiek  
Curiosamente, a este disco éxito, se le conoció con el nombre de “El Partido” porque cuando todavía, pertenecía al Gran Platino, alguien que lo manipulaba lo dejo caer y el acetato se partió, se astilló el borde, el boquete tuvo una extensión como de unos cuatro dedos, sin embargo, las piezas musicales de este tipo de música nigeriana, para los años 70, eran tan extensas, que solamente venían uno o dos cortes en cada uno de los lado del long play, de modo que…el clímax o la descarga musical, que es la parte que más les interesa a los bailadores de nuestro contexto verbenero, quedo intacta, precisamente, esa es la parte del disco que suena en los bailes de verbena.

Picó El Huracán de Cartagena de la década de los 70. 
Ya para el inicio de la década de los 80, el disco de vinilo partido el único ejemplar que existió, porque todo lo que se oye por ahí, son grabaciones en audio, fue a parar a la discoteca del picó “El Huracán” de Cartagena, de propiedad del señor Limbertino Beltrán (QEPD), quien lo termino consolidando como uno de sus grandes éxitos.

Resulta pues, que Luís “Chicho” Eljaiek, se comprometió con una de las hijas del señor Limbertino, unión de la que resultaron cuatro hijos, así que…se puede decir entonces, que aquel preciado y singular tema musical denominado “El Partido” hizo parte de un bien familiar. Es por eso, que todavía hoy, mucha gente cree que fue exclusivo del picó El Huracán o del Gran Pijuán y no de su primer propietario, El Gran Platino.


Jesús María Villalobos (QEPD)
Claro que la ruta de este disco no terminó ahí, porque luego paso a las manos del picó "El Perro" de Cartagena, de propiedad de Jesús María Villalobos (QEPD).


En una época reciente, a finales de siglo XX, este disco fue consumido por las llamas en medio de una inmensa colección de miles de álbumes de valiosos acetatos picoteros y verbeneros, debido a un voraz y trágico incendio en la sede de este picó, a donde también pereciera una persona apodada como "El Pito" un hermano menor del señor Jesús María Villalobos.



Gabriel Llerena "Pastrana" y el Nuevo Pijuán.
De este tema musical tenemos que decir, que todavía hoy, viene siendo uno de los discos “bandera” en la programación del Nuevo Pijuán año 2015, el único picó existente de todos los que anteriormente lo tuvieron, y que sigue siendo comandado por el dúo de propietarios y veteranos picoteros: Gabriel Llerena "Pastrana" y Luís "Chicho" Eljaiek, ahora sumado a ellos, el también veterano de las mil batallas Cesar Romero "El Boqui" conformando un poderoso trío de saberes, en este medio picotero y que hacen de este nuevo modelo y/o aparato de sonido, el resurgir de una nueva potencia musical de Barranquilla.

Agradecimientos:

Cesar Romero
Luís Eljaiek
Gabriel Llerena
Enlace de Youtube
Foto: Luciano Barraza
Foto: perfil de Facebook; Jero Fajardo
Foto: Blogs de Africolombia
Foto: Blogs de Fukafra  

* Artista Plástico e Investigador cultural. 
     

EGWU UMU WA (El Manducazo)

Por Dairo Barriosnuevo*
Disc Jockey Buzz Maeschi 
                                                       
Enlace del disco en youtube: https://www.youtube.com/watch?v=TGFLqiv-Yt4

Para los carnavales del año 2012, el Disc-jockey  alemán Buzz Maeschi, quien estuvo de paso por la ciudad de Barranquilla, trajo un paquete en el que venían unos L.P. de música Africana, con el ánimo de hacer un intercambio por música costeña colombiana, con el también melómano Fabián Altahona Romero. Precisamente de ahí, de ese intercambio, fue que vinieron varios álbumes o producciones de música de origen nigeriano, y que apenas hoy, están teniendo la debida importancia en el medio picotero y verbenero de la ciudad de Barranquilla.


Fabian Altahona Romero
                                                               
Con el paso de los días, Altahona distribuyo estos discos en lo que parece ser una nueva ola de jóvenes, los cuales se vienen destacando como programadores de la música verbenera, en los llamados nuevos encuentros picoteros que se vienen realizando a través en una serie de estaderos emergentes de la ciudad, los cuales se han especializado en programar música no solo verbenera, sino en los sonidos originales de la música africana en formatos de pasta o vinilo.



Portada original del disco El Manducazo

Uno de los álbumes de música de Nigeria en ritmo de highlife que destacamos es el llamado: NEW NIGER CITY DANCE BAND en el que venía un disco titulado: EGWU UMU WA, producido en el año de 1970, bajo en el sello disquero Tabansi Records de Nigeria, el cual hoy, antes, durante y después de los carnavales de este mismo año, 2015, se convirtió en toda una sensación, porque suena por todos lados a donde uno se encuentre, hasta el punto, de llegar a ser una la locura colectiva, no solo en los picós, sino en los carros con sonido incorporado, además de todas las emisoras de radio de la ciudad de Barranquilla.

Lain Domínuez
El Sovietico de propiedad de Lain Domínguez
                                                                     
Uno de estos jóvenes, es Laín Camilo Domínguez, propietario del picó “El Soviético” quien lo tuvo primero en sus manos, programándolo como un exclusivo de su propiedad en los diferentes encuentros picoteros por un tiempo de cinco meses, hasta que a este disco, le saliera un comprador, otro destacado joven llamado Luis De La Salas, más conocido en el medio picotero como Lukasaro, dueño de otro importante picó del momento: El Master.


Luis De la Salas (Lukasaro)

Picó El Master de propiedad de Luis De La Salas "Lukasaro"

Lukasaro dice que lo obtuvo y lo hizo en el medio picotero, lo bautizo con el particular nombre de “El Manducazo” Cuenta que el disco en su base percusiva, le parece sonar como a los golpes de un manduco en una extenuante jornada de batea.


Nelson Fontalvo
                                      
Nelson y Wimer Coba "El Chucky"

Luego de una transacción costosa, este disco fue a parar manos del reconocido estadero La Estación del señor Nelson Fontalvo, a donde su picotero de planta Wilmer Coba, conocido como “El Chucky” lo empieza a programar como uno de sus exclusivos por más de un año, al estilo de como lo hace un picó, de modo que este éxito, se consolido en los circuitos de música de estadero.


Emerson Villa

Por su parte, el coleccionista de música Emerson Villa, a quien permanentemente, le llega música africana desde el exterior, tiene amigos que igualmente, son melómanos, como en el caso de Nando Junior, propietario del picó El King Nando, quien le revisa y le asesora en esto de la música, porque para saber si un disco será o no un éxito hay que estudiarlo, lo que significa oír una y otra vez los sonidos grabados en el acetato, lo que se puede durar horas y jornadas de audiciones, lo que hace que el éxito “El Manducazo” sea una vez más descubierto y ya serían dos los L.P. en la ciudad.


Hernándo "Nando" Iriarte
                                           
Noticia que causo un gran revuelo en el medio picotero y coleccionistas de la ciudad, acetato que de inmediato, empezó a sonar a través del picó “El Gigante de la Música”


Picó El Giagante De La Música y El Sonido
Según las fuentes, Nelson Fontalvo quiso comprar este segundo disco, con la finalidad de seguir conservándolo como un ejemplar exclusivo de su negocio, lo que hizo que hubiera una interesante puja entre los coleccionistas de la ciudad por la adquisición del disco.

Fue tanta la presión de la oferta y la demanda por el vinilo, que de inmediato, salió una grabación audio en el mercado pirata local. De todas maneras, este segundo long play fue vendido a un coleccionista de música llamado José Mow, quien reside en el archipiélago de San Andrés.

Lo único cierto es…que los beneficiados de esta divulgación musical somos todos, los bailadores, los melómanos y hasta cualquier desprevenido transeúnte, al poder degustar de una manera masiva, la tan preciada pieza de música, a la que todos identifican o llaman “El Manducazo”

Agradecimientos:

Fabián Altahona
Laín Domínguez
Luis De Salas
Enlace de youtube
Perfil de Facebook 

*Artista Plástico e investigador Cultural


miércoles, 25 de febrero de 2015

Liwa Ya Ndika Somo (El Asalto N.2) de Johnny Bokelo y su Orquesta África Mbonda.

Por Dairo Barriosnuevo*



Solo hasta mediados de la década de los 90, fue que en Colombia, se llegó a saber de su existencia, gracias a que Jarold Sarmiento, uno de los picoteros de ese momento, en el picó “El Torres” en concierto, de Barranquilla, de propiedad del señor Armando Villa, se consiguiera el este long play, luego que Aroldo (El Flaco) Iriarte uno de los administradores del picó El Rey de Rocha, se lo cediera.
 
Para los cartageneros, en ese momento, la música africana ya no les significa mucho, para ellos ya no tiene ningún valor económico, por aquello de que los picós Cartageneros, como si se tratara de pequeñas casas disqueras, están dedicados a lanzar, promocionar y comercializar discos de producción local, música de cantantes de los barrios populares de Cartagena, más que nunca, la champeta criolla, estaba en todo su furor en la ciudad amurallada.

Armando Villa
Armando Villa para entonces, era propietario de los dos picós más importantes en la ciudad de Barranquilla “El Gran Torres” y “El Gran Pijuán” de manera simultánea. Claro está, El Torres en Concierto lo empezó a programar, sin embargo, estos dos aparatos de sonido, no serían, los que realmente dieran a conocer al público bailador el destacado corte musical llamado: “Liwa Ya Ndika Somo” del cantante congolés “Johnny Bokelo” y la orquesta África Mbonda, el cual fue grabado en la ciudad de París en el año de 1983, bajo el sello disquero J.B.L. Pues bien, quien realmente lo sonó y lo proyecto fue un tercer picó llamado “El Arvi” cuyo nombre fue derivado de las iniciales de Armando Villa, eso fue para el año de 1998, lo curioso, es que para ese momento, este último aparato de sonido ya no tenía tocadiscos en su tornamesa 

El Gran Torres en Concierto, década de los 90.
El Arvi fue un pequeño sonido de formas comprimidas, pero tenía un sonido tan potente y claro, que superaba a cualquier muralla con parlantes que le pusieran al lado, de modo, que desde el primer momento en que lo prendían, con exclamación y todo, dejaba boquiabierto al público barranquillero que lo vieron y oyeron. El Arvi tuvo corta vida, lo armaban solamente para competir en los llamados encuentros o duelos picoteros, fue además, la antesala, o el inicio de una nueva potencia de sonido llamado “El Skorpion Disco Show” claro que esa es otra historia.

Liwa Ya Ndika Somo fue identificado con el piconema de “El Asalto N.2,” gracias a que tiene los tonos y colores de los sonidos muy parecidos a otro disco éxito de antelación, perteneciente a la orquesta Massako 82, al que primero le llamaron “El Asalto.”

Martín Olascoaga (Picotero)
Los picoteros que mandaban la parada imponiendo como exclusivo este disco fueron Martín Olascoaga, Manuel Acuña (El Biónico Mañe) y Jarold Sarmiento.

Manuel Acuña "Biónico Mane" (Picotero)
Al cabo de un tiempo, cuando ya el disco era muy solicitado por el bailador, el melómano y el público en general, despertó el interés de algunos propietarios de picó y de coleccionistas de música, fue entonces, cuando los administradores del picó “El Rey de Rocha” con sede en la ciudad de Cartagena, comenzaron a solicitarlo y reclamarlo como suyo, de ser los reales dueños del disco, de modo que se lo mandaron a pedir a Armando Villa, este ni corto ni perezoso les dijo, que para devolverlo, tenían que pagarle $700 mil pesos por tomarse el trabajo de promocionarlo y convertirlo en un nuevo éxito en los bailes de verbena.

Jarold Sarmiento (picotero)
El Biónico Mañe dice, que los hermanos Iriarte del picó El Rey, pagaron por el disco, sin embargo, antes de entregarlo el disco ya se le había sacado copia para tenerlo y seguirlo programando. Por su parte, Armando Villa, no recuerda haber recibido dinero a cambio del disco, ni tampoco recuerda a quién fue que se lo entrego. Jarold Sarmiento por su parte dice, que en ese momento, el disco llegó a cotizarse hasta en 1 millón de pesos.
Un modelo más reciente del "Gran Torres" en Concierto
Sea mito o realidad lo de esta transacción, lo que si es cierto, es que el valioso acetato original de Johnny Bokelo, fue a parar a las manos de un nuevo aparato de sonido que se abría camino en la ya disputada plaza verbenera de Barranquilla, se trataba del picó “El Moreno Mega Show” de propiedad de Angel Moreno.

Agradecimientos:

Armando Villa
Manuel Acuña
Jarold Sarmiento
Carlos Estrada
Fotos: Perfiles de Facebook
Enlaces de Youtube

*Artista plástico, docente e investigador cultural.