domingo, 7 de octubre de 2018

Las Gorras Picoteras De Alberto García Otálora


Por Dairo Barriosnuevo*

Alberto García Otalora
Alberto García Otálora, es el típico barranquillero que nace en el populoso barrio de Rebolo para el año de 1977. No tiene formación académica, sin embargo, es de las personas que nace con una vocación y destreza natural hacia las artes plásticas, eso es...lo que parece demostrar con lo que podemos llamar: su bello e ingenioso producto artístico. 

Alberto es en apariencia, un carismático joven, sencillo, un verbenero y melómano champetúo, quien goza de un excelente aprecio y popularidad en los ambientes festivos en los que se encuentra inmerso, precisamente, en esos ambientes, a donde se consume su creativo arte popular. Hago referencia a las psicodélicas gorras picoteras.
Un ejemplo de la producción de las fluorescentes gorras
Podemos asegurar que el combustible que alimenta y mueve su pasión por el tema de las coloridas gorras, es, la música, claro, no cualquier música: Africana, afrocaribeña, cierta música colombiana y latinoamerícana, norteamericana y europea, además de cierta música árabe del medio oriente, incluso, algunos temas traídos de la India que siempre suenan en el picó. Como casi todo barranquillero y costeño en general, que desde muchacho, siempre estuvo inmerso en el ambiente musical de la cultura picotera y verbenera.

Alberto García Otálora, es un ferviente coleccionista de música en vinilos, es igualmente, un amante de los sonidos electrónicos y mecánicos, es por ello, que es propietario de un picó (enorme equipo de sonido), el cual lleva como nombre: "El Currambero: El Pequeño Gigante De La Música."
Picó El Currambero: El Pequeño Gigante de la Música.

Alberto, a lo largo de toda su vida, se ha venido alimentando del legado estético de la escuela de pintores picoteros como Gerson Costa (Gerson), Belisario de la Mata (Belimastths), Alexander Lugo (Alsanders), Byron Herrera (Byron) en una primera generación de artistas populares. Actualmente, la influencia directa viene de los pintores de este momento como Alberto Cuesta Rodríguez (Alcúr), el maestro William Gutiérrez, y por supuesto, de la directa influencia del arte de Oscar Peña (Añeprecso).

Cuenta Alberto García, que la idea de las gorras picoteras comienza hace por ahí...como unos cinco años (2013) cuando comienza a tener fuerza el formato del sistema de sonidos picoteros, el cual es conocido como los picó turbos o los sonidos de escaparates. Por encargo, le hizo una que otra gorra a unos amigos, los cuales son seguidores del picó El Dragón, de ahí en adelante, este producto artístico plástico, funcional, se transformó en un obligado souvenir, hecho y dispuesto para el mercado interno de la gente que rumbea en los ambientes de la cultura picotera.
Melómanos y bailadores, seguidores de picos
Lo cierto es...que Alberto, hace por encargo, a nombre propio del solicitante, una frase o emblema, que este quiere o desea exhibir, lo demás corre por su creación y recreación. Todo melómano verbenero champetúo que se respete, a manera de identificación con este contexto festivo y musical, tiene y luce este exótico souvenir.

Lokassa Ya Mbongo y su Orquesta venida del África.
En estos tiempos, no hay un turista nacional o extranjero, que no pase a visitar esta interesante cultura de música y sonido, que no se lleve este llamativo y estridente souvenir, las gorras elaboradas por la manos creativas de Alberto García Otalora.

He aquí, una muestra de los integrantes de la agrupación musical, que recientemente, acompaño en su concierto en Barranquilla, al maestro Lokassa Ya Mbongo.  
Dairo Barriosnuevo
Y como se dice en el argot popular...yo también estoy in, en la jugada, como actor de este fenómeno cultural popular, me hice a mi propia gorra picotera y verbenera, realizada por la estética de Alberto García Otálora.

Agradecimientos:

Entrevista: Alberto García Otálora


* Artista Plástico e Investigador Cultural