domingo, 15 de septiembre de 2013

EL CHILENO, LA MAQUINA MUSICAL LLEVADA DE LA MANO POR EL LEGENDARIO ZURDO.

Por Dairo Barriosnuevo*



Picó El Chileno de los años 80s, pintado por Belimasth

Por allá a principios de la década de los 80s, en la ciudad de Barranquilla empezo hacerse visible el nombre de un pequeño aparato de sonido (sound system) llamado El Chileno, pues bien, era un picó con una identidad musical muy bien definida, mientras que la mayoría de estos aparatos tenían una preferencia musical tropical, de mucha salsa y africanos, sin que este dejara de programarlos, el fuerte de su perfil era la música Rock. El Chileno siempre estaba tocando en los llamados bazares bailables de colegios y las llamadas mini tecas de la época. Impulsó muchos discos que le mandaban y traían desde los Estados Unidos y Europa y que todavía hoy, son verdaderos clásicos bailables de verbena, música Disco y Rock que fueron dados a conocer en este medio picotero gracias a la promoción del picó El Chileno, hasta convertirse en una alternativa o tendencia en los escenarios de baile en la ciudad de Barranquilla. Con esta misma influencia musical se llegaron a identificar otros picós como en el caso del Ray Estereo, El Mundy Estereo, Los Melódicos, El Fidel de los 90s, el cual pretendió imponer los sonidos electrónicos discotequeros y por supuesto, El Rumbavana.

En aquella época de muchacho andaba uno por ahí, pendiente de la música, el baile y el goce, sin embargo, era como algo inadvertido preguntarse o saber el por qué las cosas se llaman por su nombre. Pues bien, ahora en estos tiempos, estuve averiguando ¿que era lo que había pasado? con aquel exitoso picó de la década de los 80s.

Me di a la tarea de visitar al señor Alcides Pérez, quien fue y es en actualidad su propietario, porque el picó todavía existe, lo pude ver y es una todavía una realidad, no del modelo, ni el tamaño como en aquellas gloriosas y nostálgicas épocas, pero pude apreciar la serie de parlantes con el modelo y el diseño del día de hoy. Lo primero que le pregunte a este señor ¿que relación tiene el aparato con el nombre que desde hace años lleva puesto? Me dijo que no tenía ninguna con aquella lejana nación del sur del continente latino americano.

El señor Alcides Pérez es un rebolero de pura cepa que nació en la misma cuadra donde siempre ha estado ubicado el reconocido y emblemático estadero de salsa "La Cien" de Barranquilla, a quién de pura mamadera de gallo, cuando muchacho, le acuñaron el apodo de "El Chile."

Este señor que hoy pasa de los 70 años, siempre tuvo como oficio ser relojero, además, de ser un pequeño comprador y vendedor de oro y joyas al detal, siempre tuvo como hobby el tener su picó el cual lo hizo popular y grande a mediados de los 80s, lo posesiono en la plaza como uno de los más destacados, entre los más importantes para la época en la ciudad de Barranquilla.


Alcides Pérez, propietario del picó El Chileno de Barranquilla.

Alcides Pérez cuenta que para que El Chileno fuera un picó importante tuvo la extraordinaria conducción de un gran líder picotero llamado Alexander Castro, más conocido en este mundo de la música y el sonido como "El Zurdo" (QEPD), quien estuvo en la consola de este picó desde que era un joven adolescente, hasta los últimos días de su vida a finales de la década de los 90s. Al Zurdo siempre lo secundaba en la tornamesa del picó otro programador de música llamado Edinson Pérez "El Arropilla" Alcides dice que juntos eran un equipo batallador incansable e imbatible, gracias a ese saber en el manejo de la plaza de parte del Zurdo y que mantenían contentos a los grupos de bailadores y melómanos que le seguían, por los diferentes barrios de la ciudad a donde El Chileno hacía su presentación.


El Chileno, dibujo a lápiz grafito 50 X 70 cm, obra de Dairo Barriosnuevo.

Los que recordamos Al Zurdo sabemos que fue una leyenda viva en la torna mesa, gracias a su destreza en el manejo y velocidad con los toca discos, él sabía, con minucia, la música que existía entre los diversos picós rivales y coleccionistas, dentro de este contexto musical, como quien dice, los tenía a todos bien estudiados, con el ánimo, de crear y tener estrategias comunicativas que son discursivas, y competir, con la eficacia y el manejo de un discurso comunicativo musical apropiado, en cada uno de los toques o presentación, en las diferentes plazas o barrios, donde El Chileno tenía que hacer su presentación.

El picó El Chileno siempre participó de los grandes eventos en los años 80s gracias a ese saber musical de Alexander Castro. A través del picó El Chileno se impuso en los bailes de Barranquilla una serie de temas musicales que fueron de su exclusividad, introdujo algunos temas de música Disco, Rock y Afro caribeños, los cuales no se acostumbraban a escuchar en este sistema de sonido picotero.

Una vez en un gran evento bailable, donde se reunió a los diez mejores picós de Barranquilla, en la célebre caseta La Tremenda, donde hoy funciona El Centro Comercial Parque Central, frente a la antigua Universidad del Atlántico de la 43.


El Guajiro, de propiedad de Julio Pájaro, foto: Deborah Pacini Hernández.

El Zurdo le hizo creer a los bailadores de Barranquilla, que el picó El Chileno, tenía en su discoteca un disco que para entonces, literalmente, valía oro, era exclusivo del picó El Guajiro de Cartagena, Un disco de la producción musical Angola 70, al que aquí le bautizaron como "El Palenque" Cada vez que le tocaba el turno al picó El chileno, lo ponía de salida y cerraba la tanda musical con ese mismo disco, los coleccionistas, melómanos y bailadores champetúos, quienes saben lo que significaba esto dentro de este mundo verbenero, estaban boquiabierto, no podían creer lo que sus oídos escuchaban, y ver que el Zurdo, ponía la aguja del tocadisco en el acetato que estaba puesto en el plato del toca disco "Garrard," y repetía una y otra vez el clímax musical del disco. Hasta ese momento, el legendario exclusivo del picó el Guajiro, que por años había sonado como suyo, le había llegado a su fin. Pero que va, este astuto picotero le metió gato por liebre a todos los allí presentes en ese baile, eso no era más que un truco, el mencionado disco, que para entonces era de difícil consecución, lo tenía sonando desde el casete de una grabadora que tenía conectada al tocadisco y que estaba guardada en el cajón donde El Chileno tenía almacenada la música, o sea, el disco que tenía puesto en el plato no era tal, era cualquier otro long play, el cual tenía las etiquetas raspadas y que nunca sonó. Los fragmentos de grabación del éxito de Angola 70, los había conseguido y editado, de uno de los volúmenes que era de propiedad del Guajiro y él, Alexander Castro (El Zurdo), de manera muy hábil, ponía el jingle del Chileno en vez de que sonara el del picó El Guajiro y donde el disco se interrumpía y repetía, hacía el simulacro de que lo devolvía, pues bien, durante todo el evento, este picotero, se la paso vacilando a los asistentes al baile con un disco, cuya pasta nunca estuvo presente en esta gran contienda musical, realizada en Barranquilla. Ese truco musical hizo que destacaran y premiaran al picó El Chileno en esa misma noche del baile.

http://www.youtube.com/watch?v=Cr5g1n4fJUY

El Zurdo no solo fue picotero, de alguna forma también fue técnico electrónico de sonido (empírico) conocía y manoseaba la máquina sonora que siempre manipuló y por ende, las de otros equipos sonoros, trabajaba embobinando twitters y parlantes. El Zurdo falleció a consecuencia de una penosa enfermedad pulmonar, la cual se cree, que estaba asociado con la manipulación de sustancias tóxicas y peligrosas, en el menester de las bobinas hechizas, la cual era ya un experto muy reconocido y solicitado en este medio picotero.

Alexander Castro (El Zurdo). Obra de Dairo Barriosnuevo, dibujo a lápiz de color, 50 X70 cm.   

La temprana desaparición del popular Zurdo le significó al medio pìcotero una gran pérdida, fue la ida de un gran animador en este mundo popular de la música y el sonido electrónico y mecánico, pues, se había ganado su espacio entre los picoteros del primer orden, imponiendo grandes éxitos musicales que fueron considerados como exclusivos en el momento de su lanzamiento, a través de su única fuente de misión comunicativa llamada El Chileno. Se posesionó al lado de los actores más visibles y memorables como Cesar y Dagoberto Hernández, Cesar Romero (El Boqui), Antonio (Toño) León, Luciano Barraza, Alex Alemán, Luis (Lucho) Meza, Wilfred Guerrero, Antonio (Toño) Noriega, William Santiago (Care burro)...entre muchos otros, porque la lista es larga.


Después que desapareciera Alexander Castro (El Zurdo), el picó El chileno también empezó a decaer, hasta desparecer de los eventos y escenarios musicales más importantes de la ciudad de Barranquilla.



Notas Bibliográficas:

Fotografía: Deborah Paccini Hernández, Archivo de Africolombia y Fukafra.

*Artista Plástico e Investigador Cultural